La pérdida de los seres queridos supone un momento especialmente crítico en nuestra vida, aunque todos sepamos de antemano qué va a ocurrir. El duelo por el que se pasa es un proceso natural de readaptación, que supone una profunda experiencia emocional y que se manifiesta en una serie de cambios: